Artículo de opinión XVII. El lío de los test

Artículo de opinión XVII. El lío de los test

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Noticias

Con mucho, el test más fiable es el de la PCR: consiste en la detección del virus RNA en las muestras tomadas por torunda de la sección nasofaríngea o incluso, más recientemente, en saliva. Es positiva entre el primer día de los síntomas hasta 7 días después. Pero ha dado positiva incluso seis semanas después de haber acabado los mismos. ¡Incluso después de haberse negativizado!

La positividad RT-PCR fue más alta en muestras de lavado bronco alveolar (93%), seguida de esputo (72%), hisopo nasal (63%) e hisopo faríngeo (32%).

La otra prueba es detectarlo indirectamente mediante la respuesta inmunitaria del huésped, es decir, de los anticuerpos. Este es especialmente importante para los pacientes con enfermedad leve a moderada. El marcador serológico más sensible y más temprano son los anticuerpos totales.

Los niveles de estos comienzan a aumentar a partir de la segunda semana de inicio de los síntomas, aunque se ha comprobado que IgM e IgG ELISA son positivos incluso el cuarto día después del inicio de los síntomas, se producen niveles más altos en la segunda y tercera semana de enfermedad.

La seroconversión de IgM e IgG se suele producir entre la tercera y la cuarta semana de inicio de la clínica. A partir de entonces, la IgM comienza a disminuir y alcanza niveles más bajos para la semana 5 y casi desaparece por la semana 7, mientras que IgG persiste más allá de las 7 semana.

La sensibilidad combinada de PCR e IgM ELISA es del 98,6% frente al 51,9% con una sola prueba de PCR. Durante los primeros 5,5 días, la PCR cuantitativa tuvo una tasa de positividad más alta que la de IgM, mientras que IgM ELISA tuvo una mayor tasa de positividad después del día 5,5 de la enfermedad.

Las pruebas de anticuerpos IgM e IgG basadas en Ac tienen una especificidad superior al 95% para el diagnóstico de COVID-19. Las pruebas de muestras de suero combinadas con la PCR inicial y la segunda dos semanas más tarde pueden aumentar aún más la especificidad.

Evidentemente, en los pacientes inmunocomprometidos, la respuesta inmunitaria no es la misma y por tanto no es valorable igual que en la población normal.

¡Otra cosa es qué test se compran y qué fiabilidad tienen!

Miguel Ángel Delgado – Director de MPG y BOARD en Cirugía