La iglesia católica bajo críticas por acoger conferencias de organización acusada de promover la desconfianza en la medicina.

El Círculo de Amigos de Bruno Gröning, una organización que asegura poder curar enfermedades incurables a través de la oración y la consciencia, ha anunciado una gira de conferencias médicas por España. Sin embargo, tanto la Red Iberoamericana de Estudios de Sectas como el investigador Luis Santamaría han advertido del peligro de este colectivo y de este tipo de eventos. Además, dos conferencias serán celebradas en centros ligados a la Iglesia Católica, lo que ha generado críticas por parte de la RIES y otros profesionales de la salud.

Es importante destacar que Bruno Gröning, fundador de esta organización, murió por cáncer de estómago en 1959, diez años después de comenzar su recorrido como «sanador». A pesar de ello, el Círculo de Amigos de Bruno Gröning afirma que existe una fuerza superior que es la base de toda vida y que puede sanar. Además, aseguran contar con personas curadas para contar su experiencia en la sanación, médicos y especialistas presentando curaciones médicamente probadas, y oradores que transmitirán el conocimiento de Bruno Gröning.

Ante esta situación, la RIES ha llamado la atención sobre el hecho de que la iglesia católica acoja en centros de sus sedes conferencias de este tipo, mientras que la fisioterapeuta y paciente oncológica Ángeles Muñoz ha enviado un correo electrónico a los lugares que aparecían en el anuncio para informarles de la gravedad de estas charlas y de cómo pueden hacer que una persona desconfíe de la medicina y se arroje a una secta, incluso llegando a abandonar el tratamiento.

En resumen, aunque el Círculo de Amigos de Bruno Gröning asegura poder curar enfermedades incurables a través de la oración y la consciencia, es importante ser críticos y recordar que Bruno Gröning murió por cáncer de estómago. Los profesionales de la salud han advertido del peligro de este colectivo y de este tipo de eventos, y han llamado la atención sobre el hecho de que la iglesia católica acoja en centros de sus sedes conferencias de este tipo. Es fundamental recordar que abandonar un tratamiento médico en favor de una creencia no comprobada puede ser peligroso y tener graves consecuencias para la salud.

¡Comparte y comenta si te ha gustado!